Las Vacas Lecheras no existen

Hoy en el Día Mundial de la Leche Vegetal quiero desmentir el mito de “las vacas lecheras”, ya que estas no existen y tampoco en otras especies.

Son madres a las que les quitan sus crías al nacer (crías que al ser machos son llevadas al matadero o si son hembras seguirán los pasos sobreexplotados de su madre). La leche que producen para amamantar a sus bebés es extraída para el consumo humano y cuando la producción del “oro blanco” se acaba se vuelven a fecundar las vacas y al dar a luz se recrea de nuevo el ciclo de maltrato animal hasta que estas mueren solas, explotadas, sin tener las necesidades más básicas y sin sus bebés robados.

Todas las madres del mundo animal que su cuerpo reacciona creando leche al nacer sus bebés, esta es únicamente para cada recién nacido en particular. Los humanos somos las únicas criaturas que consumimos leche al crecer y encima se la robamos al bebé de otra raza proporcionando tortura en su producción. ¿Tiene eso sentido?

Eso sin contar con el impacto medioambiental de la indústria láctia (se producen el 38% de los gases invernaderos y la utilización de una cantidad inmensa de litros de agua para un solo litro de leche)

Así que invito a los que aún beben leche animal (al igual que comen queso, iogures…) que investiguen y conozcan la realidad y que existen opciónes de leches vegetales.

Se pueden obtener de alimentos como almendras, arroz, soja, avena, semillas, coco, almendras, maní, nueces, avellanas, pistachos o de casi cualquier alimento de origen vegetal. Son super fáciles de hacer en casa, duran entre 3 y 4 días y se les puede añadir condimentos al gusto como azúcar, canela… La fibra restante se aprovecha para untar y hacer galletas entre otras cosas. Imaginación al poder y si da pereza existen una gran variedad de estas en el mercado.

Además los alimentos de origen vegetal mejoran nuestro sistema inmunológico, previenen el surgimiento de virus de origen zoonótico y evita la transmisión de los que puedan estar presentes en la carne de vaca, cerdo, pollo y derivados como el huevo. También previenen la hipertensión, la obesidad, la diabetes, las enfermedades cardíacas y ciertos tipos de cáncer.

¿Os animáis?

* El día que no existan los días mundiales e internacionales será el día que la humanidad entenderá que no los necesitamos para recordar lo que tendríamos que tener siempre presente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *