Fitoplancton; fabricante de oxígeno, purificador de aire

El otro día hablaba sobre dónde viven las criaturas productoras de O, el fitoplancton, y que gracias a ellas puede existir vida en el planeta aportandonos lo necesario para respirar. Son organismos autótrofos (elaboran su propia materia orgánica a partir de sustancias inorgánicas, de las que se nutren) y sin ellos en los mares y océanos no existiría vida. Se encuentran en la base de la cadena trófica de los ecosistemas marinos y generan al menos la mitad del oxígeno que respiramos, unos 270.000 millones de toneladas al año, transfiriendo unas 10 gigatoneladas de carbono de la atmósfera a las profundidades del océano cada año.

El fitoplancton engloba los grupos principales de las cianobacterias fotosintéticas y las algas unicelulares. Estas iluminadas por el sol se desplazan manteniéndose cerca de la superficie, en la zona eufótica (la capa superficial de un cuerpo de agua donde penetra suficiente luz para permitir que se produzca fotosíntesis, hasta una profundidad en que la intensidad de la luz disminuye al 1% de luz incidente).

El fitoplancton posee clorofila y con su ciclo de vida y muerte da lugar a una serie de sucesos. La clorofila hace posible la fotosíntesis liberando el O₂ y permite retirar el CO₂ disuelto fijándolo en forma de carbohidratos en las estructuras biológicas de estos diminutos seres. En este proceso es donde reside su capacidad para purificar el aire, consume CO₂ a una escala equivalente a los ecosistemas terrestres. Se calcula que cada año se incorporan al planeta entre 45 y 50 millones de toneladas de carbono inorgánico. Las plantas terrestres incorporan unos 52 millones de toneladas de carbono al año, pero este regresa a la atmósfera a corto o medio plazo. Cuando el fitoplancton muere, parte del carbono captado cae a las profundidades del océano.

Pero aquí no termina la magia ya que en tan solo unos días miles de millones de plantas microscópicas de los océanos efectúan su ciclo de renovación y muerte. El fitoplancton sirve de alimento al zooplancton y estos a su vez son el sustento de otros animales marinos. 

El 85% de la materia orgánica creada cada año por el fitoplancton se recicla entre los organismos que residen en la zona fótica (aguas iluminadas donde se puede realizar la fotosíntesis). Y el 15% restante se hunde cuando mueren produciendo una constante lluvia de materia orgánica hacia las profundidades marinas. Sus nutrientes son devueltos a las capas superiores del agua gracias a las corrientes ascendentes o allí, donde los microorganismos han eliminado el oxígeno del agua, los restos de materia orgánica permanecen enterrados en condiciones anaeróbicas, materia vegetal sepultada en el fondo fuente del petróleo y el gas.

La naturaleza es sabia y con muchos milenios de experiencia tiene aprendido e incorporado el equilibrio de la vida y su subsistencia. Deberíamos tener como objetivo observar y aprender de ella como comportarnos para convivir en armonía con el planeta y sus habitantes.

*Video y fotografía: fitoplancton bioluminiscente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *