Agua (H₂O), el cobijo de la mayor fuente de oxígeno de la Tierra

Cuando pensamos en cuál es el pulmón del planeta nos viene a la cabeza la Selva Amazónica y que los bosques, cultivos y plantas que nos rodean son sus principales productores de oxígeno. Eso en parte es verdad, pero solo aportan un 20% de este. También cabe decir que su definición de “pulmón” no es para nada correcta, ya que estos son órganos consumidores de oxígeno y por el contrario nos referimos a estos como productores de O.

Si lo analizamos bien, las plantas con estructuras mayores y más complejas son las que producen una menor cantidad de oxígeno y aquellas con una estructura más sencilla son las que aportan una mayor producción de O. Así pues, el hábitat con más organismos vivos simples (unicelulares) responsables de que los seres vivos puedan respirar son los océanos, los cuales cubren el 71 % de la superficie de la Tierra. Son los verdaderos administradores de O, albergados en el agua del “Planeta Azul”,  el agua que nos dio la vida. ¿Dónde si no encontraríamos una de las cosas más vitales en el planeta?

Allí vive el fitoplancton donde flotan por miles en cada gota de agua en las capas superiores del mar. Se encuentran en la base de la cadena trófica de los ecosistemas oceánicos y gracias a ellos existe vida en el agua. Son organismos que contienen clorofila, lo que hace posible la fotosíntesis con la que producen entre el 50% y el 85% del oxígeno que se libera cada año a la atmósfera. Pero no queda aquí la cosa, ya que además purifican el aire. Gracias a la clorofila absorben luz, liberan O₂ y retiran el CO₂ de la atmósfera llevándoselo hacia las profundidades del océano, lo que resulta esencial para la vida en la Tierra.

¿Nuestro objetivo? Debemos cuidar los océanos, mantenerlos limpios y sanos y dejar que la naturaleza haga su ciclo de forma natural. Todos salimos ganando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *